Beatrice Wood

El 3 de marzo de 1893 nació Beatrice en California, pero cuando tenía 5 años su familia se mudó a una de las mejores zonas de Nueva York, era de una buena familia que quería hacer su puesta de largo en uno de los mejores barcos de ese momento, el Titanic. Pero Beatrice tenía otra idea de lo que quería hacer a los 17, por eso en 1910 en lugar de subirse al Titanic viajó a París.

No tenía el visto bueno de su familia por lo que se fue allí con el poco dinero que pudo recoger. Allí conoció a muchos artistas pero también a científicos, se dice que se enamoró de un científico indio pero nunca se hizo público su nombre. No pudo vivir esa libertad en Francia mucho tiempo, ya que al empezar la I Guerra Mundial, entre el miedo y la presión de su familia, volvió a Nueva York y ya no se volvió a mudar a Europa.

Foto de Regiane Tosatti de Pexels.com

Durante la guerra formó parte del grupo de teatro francés y se relacionó con muchos artistas de la época llegando a ser considerada una de las personas más influyentes del dadaísmo, una corriente del arte que cuestionaba todo el concepto artístico, ya fuese pintura, literatura o poesía. Llegó a fundar, junto con el creador de esta corriente artística y un inversor, la revista The Blind Man en 1917.

Poco antes de cumplir 40 años se mudó a Los Ángeles, allí tenía nuevos benefactores y posibilidades de adentrarse más en el mundo hinduísta, tanto fue así que llegó a tomar el sari (la vestimenta clásica de india) como propia. Aquella nueva época hizo que se interesara por la cerámica, para ello se apuntó a la escuela para aprender la técnica y se inspiro en varios artistas que estaban de moda, de los que se alejó más tarde con el fin de evitar copiar su estilo y crear uno propio. Sus esculturas y vajillas se hicieron conocidos en el mundo artístico de ese momento lo que le dió una posición en ese mundo.

Su edad no le hizo perder las ganas de hacer cosas y, en 1985 escribió su autobiografía, pese a que su forma de vida se la aseguraba la cerámica. Esa autobiografía fue leída por el director James Cameron mientras escribía el guión de la película Titanic, y basó en ella parte de la personalidad de Rose, la protagonista, sobre todo en lo relacionado a la actitud frente a su madre y en su rebelión contra su “clase social”. Trabajó hasta que cumplió los 104 años, y en 1998, nueve días después de su cumpleaños, falleció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: