Clara Campoamor

El 12 de febrero de 1888 nace Clara en el barrio Maravillas (actual Malasaña) de Madrid, era hija de Manuel y Mª Pilar, contable y costurera respectivamente. Cuando tenía 10 años su padre muere, y dado que éste era el que más dinero aportaba a la familia, Clara tuvo que dejar la escuela y ponerse a trabajar con su madre como modista, más adelante también fue dependienta y en 1909 consiguió una plaza de funcionaria como parte del cuerpo de auxiliares de telégrafo lo que la hizo mudarse a Zaragoza, y posteriormente a San Sebastián.

Tenía ganas de seguir aprendiendo y estudiando, por lo que se preparó otras oposiciones, en este caso en el Ministerio de Instrucción Público, y en 1914 obtuvo una plaza para profesora de mecanografía y taquigrafía. Ya en Madrid aprovechó el tiempo, mientras ejercía de profesora, también era secretaria en el periódico La Tribuna y además hizo el bachillerato y se graduó como abogada, en 1925 ya formaba parte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Se interesó en la política, y empezó militando en la Agrupación Liberal Socialista, para terminar presentándose a las elecciones de 1931 con el Partido Radical, entró a política con una idea clara, conseguir la igualdad entre hombres y mujeres.

El 1 de octubre de 1931 se aprobó la ley que incluiría a las mujeres en el censo de votación, un verdadero sufragio universal. La más comprometida en la causa fue Clara, discutió incluso con las otras dos mujeres electas, de ellas Victoria Kent fue la más crítica con el voto femenino que le decía a Clara que la mujer no debía votar hasta que tuvieran claro que la república era lo mejor para ellas.

Imagen de Tumisu en Pixabay 

Finalmente se aprobó el voto femenino, hubo varios políticos que decidieron no asistir al pleno para no votar, los votos que tuvo en contra esta propuesta fueron los de los partidos radicales (entre ellos el partido en el que ella militaba) y algún diputado suelto. Aún así, Victoria Kent intentó enmendar el “error“, hicieron varias propuestas como que los hombres pudieran votar a los 21 pero que las mujeres no pudieran hasta los 45, o que votaran antes, pero siempre y cuando hubiesen votado en dos elecciones municipales con anterioridad. Ninguna de ellas salió adelante, aunque poco duró el triunfo de Clara Campoamor.

En el 1933 perdía su escaño, sus disputas le habían hecho dejar el Partido Radical Socialista y trató de afiliarse en otros partidos de izquierdas pero no la aceptaron. Cuando en 1936 empezó la guerra civil española, se exilió a París donde trabajó como traductora y escribió varios libros, a sabiendas que no podía volver a España porque habría sido detenida, en 1955 se trasladó a Suiza, donde continúo escribiendo y dedicándose a la abogacía. Allí murió en abril de 1972 a causa de un cáncer, pero sus restos descansan en San Sebastián.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: