Nadezhda Krupskaya

En febrero de 1869 en San Petersburgo nace Nadezhda (Nadia), su padre era oficial del ejército ruso, colaborador de la revolución contra el régimen zarista, su madre, era hija de nobles sin tierras. Le dieron la mejor educación de la época y trabajó como institutriz hasta que se casó. Ambos referentes forjaron la personalidad de Nadia, ella siempre defendió el valor de la educación y conocía las preocupaciones de quien trabajaba para ganarse la vida.

Recibió su educación en una de las mejores escuelas privadas de Rusia, pero también de las más liberales, allí descubrió a Tolstoi y marcó su pensamiento en el futuro. Cuando su padre murió, ella y su madre se dedicaron a dar clases particulares para ganarse la vida, y ella tomó la determinación de enseñar a la mayor cantidad de gente posible, generalmente trabajadores, para luchar contra el analfabetismo. En una de esas sesiones fue descubierta por Lenin, que se acercaba a las clases trabajadoras para conocer sus problemas.

Según la revolución iba avanzando, ambos eran objetivos del zarismo por su postura contraria a él. En 1896 fue detenida, y dos años más tarde juzgada y obligada a pasar al exilio, con el fin de pasar el exilio junto a Lenin, también condenado un tiempo antes, ambos se casaron y pasaron juntos esos años en Siberia. Ambos se reunieron después de la condena en Munich (Lenin salió un año antes que Nadia) y desde allí siguieron promoviendo la revolución, se unieron al partido socialdemócrata a partir del cual aparecieron los bolcheviques, eran los socialdemócratas con el pensamiento más radical. Cuando la revolución tomó el poder Nadia se encargó del Departamento de Educación.

Imagen de Gerhard Gellinger en Pixabay 

Promovió la creación de bibliotecas por todo el territorio, se enfocaba en facilitar el acceso a la educación a la mayor cantidad de gente posible, creó asociaciones culturales abiertas a todos para luchar contra el analfabetismo (como ya hacía de joven). Según avanzaban los años introdujo la censura y el veto en estas bibliotecas, tenía una lista negra de libros que hizo destruir al considerar que tenían ideologías dañiñas y obsoletas. Destruyó los libros de Platón, Kant y Shopenhauer (padre del pesimismo filosófico que guió a Tolstoi). Y pasó de la educación liberal (la cual había recibido ella) a una educación ideológica, suya es la frase:

“El contenido de un libro para niños ha de ser comunista, pues es una herramienta poderosa de la educación socialista”.

Cuando Lenin sufrió un derrame cerebral, ella se centró en cuidarlo, le enseñó a volver a hablar y escribir, pero en 1924 muere. Lenin y Stalin no tenían una buena relación, con la muerte de Lenin se sucedió una “cruzada stalinista“, Stalin mandó asesinar a todos lo que no fueran favorables a que él tomara el mando. Nadia, pese a mantenerse en contra, consiguió librarse de esta purga pero la apartaron de todos sus cargos y al igual que al resto de mujeres que hicieron la revolución, las relegaron a un segundo plano al considerar que no tenían formación militar.

En febrero de 1939, tras la celebración de su 70 cumpleaños empezó a encontrarse mal, y murió. Se dice que Stalin le mandó un pastel como regalo y que probablemente la envenerara, pero esto son sólo suposiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: