Rita Levi-Montalcini

Os traigo la historia de Rita Levi-Montalcini, nace el 22 de abril de 1909 en Turín, fue la pequeña de cuatro hermanos de una familia judía italiana. Se preparó por libre varias asignaturas para poder presentarse al examen de acceso de la universidad, y consiguió entrar en la Facultad de Medicina. Se graduó en 1936 y comenzó la especialización en Neurología y Psiquiatría.

Ese mismo año Mussolini publicó el “Manifesto per la Difesa della Razza” que fue seguido de diferentes leyes contra los judíos como la que le afectó a Rita, se prohibía las carreras académicas y profesionales a los ciudadanos italianos no arios. Por eso, aceptó una invitación del Instituto Neurológico de Bruselas y se desplazó allí hasta 1940, cuando volvió junto con su familia a su ciudad natal, ya no podía trabajar como profesora en la Universidad  así que durante la Segunda Guerra Mundial se las ingenió para crear un laboratorio en su propio dormitorio para poder seguir investigando.

Acabada ya la guerra,  Viktor Hamburger un bioquímico y zoólogo alemán, cuyos artículos habían inspirado la investigación de Rita, se enteró de las averiguaciones que ella estaba realizando en el mismo campo y la invitó a colaborar con la Universidad de Washington donde él trabajaba, aceptó y allí continuó con sus investigaciones sobre las fibras nerviosas del pollo. Gracias a ellas Rita, junto con su compañero Cohen, descubrieron una proteína llamada factor de crecimiento nervioso (NGF), moléculas necesarias para el desarrollo, diferenciación, crecimiento y supervivencia de las neuronas durante el desarrollo y la vida adulta. 

Este descubrimiento abrió nuevos campos de investigación como las malformaciones del feto o los cambios degenerativos y fue el primer factor de crecimiento descubierto dentro esa grandísima familia de mensajeros celulares. En 1962 funda una unidad de investigación en Roma, dividiendo su tiempo entre esta ciudad y Estados Unidos. Compaginó su trabajo en ambos laboratorios con ser desde el 1969 hasta el 1978 Directora del Instituto de Biología Celular del Consejo Nacional Italiano de Investigación. Permaneció en la Universidad de Washington como profesora hasta su jubilación en el 1977.

A parte de su lado científico, ayudó a mujeres africanas a recibir educación para que fueran más libres, luchó contra las minas antipersona y su acción humanitaria en el mundo de la política fue reconocida al nombrarla en 2001 por el presidente italiano senadora Vitalicia. Pese a su jubilación, nunca dejó de investigar ni de crear, escribió varios libros, entre ellos Las pioneras, dónde cuenta la historia de científicas anteriores a ella que habían conseguido grandes hallazgos, o Elogio de la imperfección” dónde habla de como la imperfección es la base de la naturaleza humana, o “Tiempo de cambios”, donde analiza las diferentes situaciones que se dan en la sociedad y la importancia que tienen en ella los jóvenes y las mujeres.

El 30 de Diciembre de 2012 después del almuerzo se quedó dormida y nunca más volvió a despertar. Sin duda hizo que su vida mereciera la pena, en este caso sí tuvo reconocimiento, sí pudo desarrollar su carrera profesional pese a las circunstancias que le tocaron vivir, luchó por ello. Renunció a tener hijos por no tener que depender de un hombre y defendió siempre la idea de que merecía la pena vivir mientras tuviera la capacidad de pensar. Podéis leer una entrevista que le realizó El País cuando cumplió 100 años.

Podéis oír aquí esta historia y todas las que voy subiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: