Nicholas Winton

Nicholas Winton, nació el 19 de Mayo de 1909 en Maidenhead, Londres. Fue el único hijo de Rudolph y Barbara Wertheim, una pareja de judíos alemanes que emigraron a Londres buscando un futuro mejor, él era banquero, para favorecer su integración cambió su apellido a Winton y se convirtieron al cristianismo.

Su infancia y juventud fue la normal para un chico de familia adinerada, estudió en los mejores colegios y tras terminar la universidad en 1931 comenzó a trabajar en la Bolsa. En diciembre de 1938, justo antes de la guerra, tenía pensado viajar a Suiza para esquiar pero su amigo Martin le llamó para pedirle que cancelara sus planes y viajara a Praga, aún que no sería necesario que llevara los esquís. Una vez allí, Martin le enseñó los campos de refugiados y le pidió que le ayudara trabajando con ellos, la mayoría llegaban desde Polonia, eran familias judías que tenían miedo de lo que les podía pasar si se quedaban en sus ciudades.  Al ver la situación de los refugiados y sobre todo, de los menores, decidió hacer de su habitación de hotel su oficina, desde allí, buscaba medios para sacar del país al mayor número de niños posibles, se corrió la voz y cada vez le llegaban más y más solicitudes debido al avance nazi, de manera que se repartió el trabajo con Trevor Chadwick y abrió una oficina como tal para poder atender a la mayor cantidad de familias posibles.

Gracias a sus influencias y amistades al haberse movido siempre en ambientes de dinero se puso en contacto con embajadas y gobiernos para que aceptaran a estos niños. Sólo consiguió respuesta de dos gobiernos, el Sueco que permitió la entrada a un grupo de ellos y el gobierno británico, que permitió la entrada de todos aquellos niños que ya tuvieran asignada una familia de acogida y que pudieran pagar 50 libras como depósito para pagar el billete de vuelta a sus respectivos países de origen.

Nicholas tuvo que volver a su trabajo en Londres, aunque no dejó de lado a los niños refugiados. Creó la sección infantil del Comité Británico para los Refugiados de Checoslovaquia apoyado por su madre que hacía las veces de secretaria. Se publicitó en iglesias, sinagogas y hasta en el periódico con el fin de conseguir los fondos y casas de acogidas para los niños, la respuesta de la ciudadanía fue impresionante, gracias a eso, el 14 de marzo de 1939 trajo al primer grupo de menores en avión, los siguientes viajes, serían en tren desde Praga a Liverpool, pero desgraciadamente sólo consiguió hacer 7 viajes más, el último el 2 de agosto, ya que el tren que tenía prevista su salida para el 1 de septiembre no pudo salir de la estación al haber sido bloqueadas las fronteras por culpa de la invasión de Polonia por los Nazis, de esos 251 niños nunca más se supo. El número total de menores salvados ascendió a 669, pese al valor que esto tenía, Nicholas no lo contó a nadie y guardó recuerdos y papeles en un maletín.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial se desplazó a París para ayudar a víctimas de la contienda, allí conoció a Greta Gjerstup, una danesa de la cual se enamoró y con la que se casó en 1948, fruto de su matrimonio tuvieron tres hijos. Cuarenta años después de casarse, un día que Greta ordenaba el desván se topó con el maletín de piel donde guardaba esa gran cantidad de recortes de noticias y fotos de niños, al preguntarle a Nicholas de qué se trataba, éste le contó a su mujer lo que había hecho en aquellos años anteriores a la guerra. Greta no podía dejar que la labor de su marido quedara en el olvido y contactó con una historiadora del Holocausto nazi, Elisabeth Maxwell, esposa del propietario de los diarios Dailymirror y Sundaymirror quien al conocer la historia no dudó en publicarla. La BBC en su programa “That’s life” le hizo una impresionante sorpresa a Winton (os dejo el video enlazado) donde se ve la magnitud de sus hechos. Por ello, al conocerse sus actos no dejaron de sucederse reconocimientos como Miembro del imperio británico (1993), Liberador de la ciudad de Praga (1998), Caballero británico (2002), la cruz de primera clase checa (2007), Héroe del Holocausto (2010), incluso un asteroide lleva su nombre. Su vida ha inspirado la película “Todos mis seres queridos” y un documental “Nicholas Winton, la fuerza de la humanidad”. El 1 de Julio de 2015 murió a las 106 años de un fallo cardiaco mientras dormía.

Sin duda alguna fue un hombre que hizo gran cantidad de bien sólo pensando en la humanidad y no en el beneficio propio, pero gracias a su mujer podemos conocer su historia, porque es de esas historias que merecen la pena ser contadas. Termino con la inscripción que le hicieron los niños salvados en el anillo que le regalaron:

“Quien salva una vida, salva el mundo”

Puedes escucharlo aquí

Y si te interesa, también puedes leer su historia escrita por su propia hija (aquí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: